ISSN-e: 2745-1380

La importancia de educar a su paciente para empoderarlo de su recuperación

Wendy Yadira Beltrán Montoya

Psicóloga

El presente artículo tiene por objetivo dar a conocer la importancia de la educación de pacientes quienes están prontos a realizarse algún procedimiento quirúrgico, con el fin de empoderarlos dentro de su intervención y de su recuperación. A continuación, se describen paso a paso las recomendaciones que se deben tener en cuenta.

Según Soriano (1), un paciente informado, es un paciente con mejor salud, motivo por el cual implementar diferentes estrategias que incluyan a los pacientes dentro de su enfermedad, es la manera correcta de responsabilizar al paciente y de empoderarlo frente a sus deberes y derechos que tiene en toda institución hospitalaria; este autor indica que la iniciativa #FFpaciente (estrategia de educación al paciente a través de las redes sociales), se creó con el fin de unir al talento humano y a sus pacientes frente a dudas, quejas o peticiones que presenten respecto a la enfermedad o cualquier tipo de inquietud sobre su diagnóstico.

Por su parte, García (2) indica que la importancia de educar radica en la mitigación de eventos adversos relacionados con la falta de información que se le pueda brindar al paciente; en este sentido, acompañarlo en todo momento, con el ánimo de informarle, brindarle y aclararle información es uno de los procesos más importantes que debe realizar el talento humano en salud.

Teniendo en cuenta estas definiciones, es importante señalar que un paciente que se encuentre informado de todo su procedimiento, diagnóstico e intervención, será responsable de brindar información clara, precisa y detallada a los profesionales en salud que le atiendan; adicionalmente, pese a que la educación le corresponda al talento humano en salud, el paciente también entrará en la obligación de nutrirse todos los días de información válida y confiable que le permita entender y comprender más las condiciones de salud en las que se pueda encontrar; algunos de estos pacientes, quiénes se esfuerzan notablemente por estudiar a fondo su condición, en la mayoría de veces estarán dispuestos a comprender más la información remitida por el profesional tratante y de esta manera no entorpecerá las sugerencias que realice el médico, con el ánimo de mejorar su calidad de vida.

Según la Organización Mundial de la Salud OMS (3) “Las inversiones en la reducción de los daños a los pacientes pueden conducir a ahorros financieros significativos y, lo que es más importante, a mejores resultados para los pacientes. Un ejemplo de prevención es involucrar a los pacientes, lo cual, si se hace bien, puede reducir la carga de los daños hasta en un 15 %”. En este sentido y tal como lo menciona la OMS, involucrar a los pacientes podría reducir los daños incluso hasta en un 15 %, adicionalmente, un paciente informado y educado también hará parte del procedimiento con el fin de minimizar la aparición de los eventos adversos.

Enfocando al área de cirugía, según Estrada y González (4), en una investigación realizada en una institución de tercer nivel en la ciudad de Cali, Colombia, se encontró que la mayoría de los eventos adversos presentados se generan por cancelaciones inoportunas de los procedimientos quirúrgicos, descuido en la administración de medicamentos y fallas en la identificación de pacientes; con relación a esta información, se puede entrever que el paciente siempre será el principal afectado y más aún cuando no cuenta con información que le ayude a comprender la situación que se puede presentar durante su estancia hospitalaria.

Con esta pequeña reconstrucción bibliográfica, se puede entender que el paciente siempre debe estar informado y educado frente a los procedimientos, diagnósticos e intervenciones que se le vayan a realizar; con base en el servicio de cirugía, es importante que el paciente haga parte del equipo, pues de esta manera podrá contribuir a la mitigación de la aparición de los eventos adversos.

Con el fin de lograr un empoderamiento del paciente y su familia en los procedimientos quirúrgicos, la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación S.C.A.R.E, creó el programa de formación de pacientes CUIDARTE: pacientes activos, motivados, transparentes, responsables y respetuosos, cuyo objetivo radica en motivar al paciente a conocer con mayor claridad lo que debe saber y hacer para cuidar su salud antes, durante y después de una cirugía.

Con esta propuesta se alienta a los pacientes que estén próximos a la realización de su procedimiento quirúrgico a realizar preguntas relacionadas con su intervención quirúrgica, pues es indispensable que se comprenda que un paciente que pregunte y que se encuentre informado salva vidas.

A continuación, se sugieren algunas preguntas que puede realizar el paciente con el ánimo de vincularse dentro de su procedimiento quirúrgico:

  • ¿Qué debo saber sobre la cirugía?
  • ¿Cómo me preparo para la cirugía?
  • ¿Qué pasará el día de la cirugía?
  • ¿Qué preguntas debo hacer después de la cirugía?
  • ¿Qué puede suceder durante el proceso de recuperación?

Una vez se haya dado respuesta a las preguntas, el paciente debe tener mayor claridad de lo que sucederá antes, durante y después de la cirugía, y su papel en cada uno de esos momentos. Si bien es cierto que algunos de los pacientes ya han asistido a algún procedimiento quirúrgico, no todos logran dimensionar los factores que se deben tener en cuenta para garantizar la realización de cualquier intervención quirúrgica, por mínima que sea, por ejemplo, las autorizaciones, el equipo quirúrgico, el instrumental, las contingencias que se presenten y que puedan ocasionar la cancelación de los procedimientos quirúrgicos; razón por la cual el paciente debe tener conocimiento acerca de las siguientes situaciones:

  • ¿Quiénes estarán presentes durante mi cirugía? Auxiliares, instrumentador, cirujano, anestesiólogo, enfermera.
  • ¿Dónde y cuándo será la cirugía? Tener esta información clara le permitirá al paciente planear el desplazamiento para llegar a tiempo; en caso de no vivir en la misma ciudad, planear el viaje; organizar el tiempo y el del acompañante
  • ¿Cuáles son los requisitos para la cirugía? Documentos requeridos; exámenes de laboratorio recientes; otros exámenes solicitados.
  • ¿Motivos de la cancelación de la cirugía? Relacionados con el paciente: fiebre, gripe, no cumplimiento de ayuno. Relacionado con la institución:problemas administrativos, contingencias en salas de cirugía.
  • ¿Qué debe hacer si cancelan la cirugía? Mantener la calma, escuchar claramente los motivos de la suspensión, asegúrese de resolver las dudas.
  • ¿Qué documentos debe diligenciar en su presencia antes de la cirugía? Consentimiento informado: es importante que el paciente comprenda que este documento no solo requiere su firma, sino que toda la información que se encuentra allí registrada debe ser plenamente entendida por él, debe conocer cuáles serán los beneficios y los riesgos de la realización del procedimiento, alternativas de su tratamiento, finalmente, el paciente está en la obligación de revisar el nombre, verificar que los datos de identificación estén correctos, leer y comprender la información, si hay alguna duda, se debe dar respuesta inmediata. Carta de derechos y deberes: la institución se encuentra en la obligación de socializar esta carta a los pacientes con el fin de que conozcan cuáles son sus derechos, y que también identifiquen que tienen obligaciones por cumplir dentro de la IPS.

En el momento de brindar esta información acerca de lo que sucederá durante el procedimiento quirúrgico, el paciente también deberá tener clara la información que se relaciona con la preparación de la cirugía, para ello es importante que el equipo tratante trate de responder a todas estas inquietudes:

  • Dieta antes de la cirugía.
  • Depilación y demarcación del sitio quirúrgico, en caso de requerirlo.
  • Información relacionada con medicamentos que toma actualmente, si es consumidor de alcohol o de algún otro tipo de sustancia.
  • Recordar la asistencia sin maquillaje ni uñas pintadas el día del procedimiento quirúrgico.

También se debe ser enfático con las actividades que se realizarán el día del procedimiento, para ello es importante que el paciente reconozca cada una de las siguientes acciones con el fin de empoderarlo durante su proceso de intervención, esto garantizará la correcta educación del paciente durante su cirugía:

  • Entrega de la documentación.
  • Identificación de las manillas de seguridad; para ello se debe explicar al paciente que se utilizarán diferentes manillas o sticker (dependiendo la institución), para garantizar su correcta identificación.
  • Se colocará un catéter central venoso con el que se pasarán líquidos y medicamentos.
  • Conocimiento del tipo de anestesia que se implementará: general, regional, local.

Finalmente, después de la cirugía, el paciente deberá tener en cuenta la siguiente información:

  • Qué medicamentos debe usar.
  • Qué alimentos puede comer.
  • Qué señales debe vigilar.
  • Cuándo será la cita de control.
  • Cómo cuidar la herida quirúrgica.
  • Cómo y cuándo puede bañarse.
  • Qué actividad física puede realizar.
  • Cuándo puede reiniciar sus actividades diarias.
  • Cuándo puede continuar su vida sexual.

Es de resaltar que durante el proceso de recuperación el paciente debe estar plenamente empoderado para reconocer e identificar cuáles son los signos de alarma, tales como: fiebre, sangrado, náuseas excesivas, infección o cambios en la herida quirúrgica, incremento de dolor en la herida, estreñimiento, entre otros; esta información la debe brindar el especialista de manera detallada para que frente a cualquier signo de estos que se presente, el paciente acuda de manera inmediata a la institución hospitalaria, con el fin de prevenir alguna complicación.

CuidARTE es un programa que empodera a los pacientes que se someterán a algún procedimiento quirúrgico, tal y como se describe en este acápite, el paciente tiene unos derechos, pero también tiene unos deberes y su obligación es estar pendiente de todo lo que se realice con el fin de vincularlo y relacionarlo de manera directa con su procedimiento quirúrgico.

Tal como lo señalan los autores mencionados, es de vital importancia para el talento humano en salud generar estrategias en las que se garantice el empoderamiento del paciente en su enfermedad, específicamente, en su procedimiento quirúrgico para quienes van a ser operados. Un paciente educado es un paciente activo, responsable y honesto con el que los profesionales encontrarán una mano amiga, en lugar de un paciente que complique toda opción de mejora; los especialistas que realicen intervenciones quirúrgicas deberán garantizar que toda la información que se le brindó al paciente fue clara y concisa, esto permitirá la mitigación de la aparición de los eventos adversos, pues el paciente será pleno conocedor de los beneficios, pero también de las implicaciones que puede tener la realización de su procedimiento.

¡PREGUNTAR, SALVA VIDAS!




Referencias

1.Soriano P. (2015). Un paciente informado, es un paciente con mejor salud: iniciativa #FFpaciente. Ene. [internet]. 2015 Dic [citado: 2021 sep 30]; 9(3). Disponible en: https://dx.doi.org/10.4321/S1988-348X2015000300013.

2.García, A. (2008). La información al Paciente como pieza clave de la calidad asistencial. Rev Clín Med Fam. 2009;2(6):275-9.

3.Organización Mundial de la Salud OMS. Seguridad del paciente [internet]. 2021 [citado: 2021 sep 30]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/patient-safety

4.Estrada C, González L. Sucesos adversos relacionados con el acto quirúrgico en una institución de salud de tercer nivel [internet]. 2018 [citado 2021 sep 30]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662018000300007

4.8 4 Votos
Calificación artículo

Más vistos

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x
()
x