ISSN-e: 2745-1380

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Últimas tendencias en seguridad del paciente: Paso a paso para el talento humano en salud

La Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (S.C.A.R.E.) llevó a cabo su V Simposio Virtual de Seguridad del Paciente, un evento que abordó las últimas tendencias en esta área, cruciales para todos los profesionales del sector salud que trabajan diariamente para mejorar la atención de sus pacientes. En este artículo, exploraremos las principales tendencias que están marcando un camino en los sistemas de salud a nivel mundial.

En el ámbito de la salud, la seguridad del paciente es un tema de vital importancia tanto a nivel nacional como internacional. Los errores médicos y eventos adversos representan un problema de salud pública que afecta a millones de personas en todo el mundo, ocasionando daños físicos, emocionales y económicos considerables. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada diez pacientes que ingresa a un hospital en países de ingresos bajos y medios sufre algún tipo de daño, lo que equivale a 4.2 millones de eventos adversos graves cada año. De estos, 3.6 millones son evitables.

Principales tendencias en seguridad del paciente:

Humanización
La humanización en la atención sanitaria implica un conjunto de prácticas orientadas a brindar una mejor atención y mayor cuidado, creando una cultura que fomenta diversas estrategias para mejorar la seguridad del paciente y evitar errores durante la atención. Para lograr esto, es crucial que las instituciones de salud trabajen en crear ambientes seguros y empáticos para sus colaboradores, lo que a su vez se reflejará en una atención más cálida y humana hacia los pacientes.

Consentimiento informado

El consentimiento informado es un proceso de intercambio de información entre el profesional y el paciente, donde el paciente manifiesta su voluntad de someterse a un tratamiento sugerido como idóneo basado en una información clara y oportuna. Es fundamental establecer roles y competencias claras en este proceso, asegurando que se respeten y garanticen los derechos del paciente. Un modelo de consentimiento informado debe incluir:

  1. Información general: Datos de identificación del paciente, que incluyan el correo electrónico y una cláusula que diga que, el paciente autoriza la información relacionada con la atención en salud va a ser enviada a ese correo electrónico y donde el paciente garantice que ese correo electrónico es de su uso exclusivo para poder enviar información sensible.
  2. Antecedentes y contraindicaciones: Todo antecedente con respecto al paciente pueda alterar el desarrollo del procedimiento que se le propone como idóneo y las contraindicaciones, aquellas situaciones que hacen necesario suspender o no realizar el procedimiento.
  3. Que se le explique su condición: Desde la parte jurídica se considera un riesgo importante aquellas contingencias futuras inciertas de las cuales se conoce una probabilidad de ocurrencia y que son inescindibles a ese procedimiento, riesgos que por su gravedad se consideran relevantes para considerar la voluntad de someterse al tratamiento.
  4. Incluir una cláusula: Donde se hagan explícitas las obligaciones a las que el profesional se compromete con el paciente.
  5. Autorización: Tomar todas las medidas que sean necesarias atendiendo los riesgos que se llegasen a presentar durante el procedimiento.
  6. Cláusula de autorización: La modificación del procedimiento como consecuencia de los hallazgos incidentales que no fueron posibles de prever antes de iniciar el procedimiento.
  7. Recomendaciones previas y posteriores al procedimiento por ejemplo: Ayuno, acompañante, entre otros.
  8. Evolución posterior a la intervención.
  9. Signos de alarma y la correcta identificación de estos.
  10. Declaraciones: El profesional debe brindar la información y responder a todas las dudas y declaraciones que el paciente considere pertinentes frente al procedimiento) que usuario autorice al profesional y a la institución de realizar el procedimiento del cual se me ha sido informado de manera oportuna y suficiente.
Esto también te puede interesar  Guías de práctica clínica. Una breve introducción  para un uso adecuado

Diagnóstico y sesgos cognitivos
En el diagnóstico, la incertidumbre y los sesgos cognitivos pueden llevar a la prescripción de exámenes innecesarios, resultando en la sobreutilización de pruebas y desperdicio de recursos. Es crucial que los profesionales sean conscientes de estos sesgos y adopten un enfoque más racional en la prescripción de pruebas diagnósticas.

Optimización del uso de antimicrobianos
El sobre uso de antibióticos ha llevado a que el 79% de los pacientes en los que no era apropiado el uso de antibióticos se han usado impactando en la resistencia bacteriana. El programa de optimización del uso de antimicrobianos (PROA) es fundamental en la seguridad del paciente. La administración correcta de antibióticos, buscando  cumplir las metas internacionales de seguridad del paciente las cuales son Meta 3: Seguridad de los medicamentos de alto riesgo, Meta 4: Cirugía segura y Meta 5: Reducción del riesgo de infecciones asociados a la atención en salud. El adecuado manejo de los antibióticos reduce la mortalidad y mejorar los resultados clínicos tanto como profilaxis o en etapas de tratamiento necesarias.

Estrategias de afrontamiento ante la crisis para el talento humano en salud
Para el personal de salud, es esencial reconocer y gestionar los síntomas de fatiga y estrés. Algunos síntomas incluyen mirar el reloj constantemente, desear que el turno termine rápido, incapacidad para relajarse, irritabilidad, y dificultad para tomar decisiones acertadas. Estrategias recomendadas para manejar el estrés incluyen prácticas de respiración, auto-masaje, llevar un diario de estrés y cambiar la percepción de situaciones estresantes.



Finalmente, la seguridad del paciente depende de una combinación de prácticas humanizadas, procesos bien estructurados como el consentimiento informado, y la optimización del uso de recursos médicos. Además, el bienestar del personal de salud es fundamental para garantizar una atención segura y de calidad a los pacientes. Las instituciones de salud deben trabajar en crear ambientes seguros y empáticos, promoviendo una cultura de seguridad y pertenencia que se refleje en mejores desenlaces durante la atención en salud.

0 0 Votos
Calificación artículo

Más vistos

Suscribir
Notificar de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x