ISSN-e: 2745-1380

Cómo prevenir el riesgo de caída del paciente en diferentes situaciones

Ximena Sáenz Montoya | Sandra Patricia Penagos Suárez

Enfermera, magíster en Enfermería; profesora, Universidad Nacional de Colombia | Enfermera, magíster en Enfermería; enfermera, Servicio de Urgencias de la Fundación Cardioinfantil

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las caídas son “sucesos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en el suelo o en otra superficie firme que lo detenga”. Representan la segunda causa de muerte por trauma involuntario a escala mundial: cada año fallecen 684.000 personas y se presentan 37,3 millones de caídas que requieren atención en salud (1).

El aumento de la esperanza de vida ha generado un incremento en la población de adultos mayores, con elevadas necesidades y demandas. Uno de los problemas sociosanitarios más importantes son las caídas, tanto por la frecuencia como por la relevancia de sus consecuencias en términos de morbimortalidad, dependencia y consumo de recursos sanitarios, con los elevados costos y la pérdida de calidad de vida que conllevan (2).

Más del 80 % de las muertes relacionadas con las caídas ocurren en países de ingresos bajos y medianos, y las regiones del Pacífico occidental y el sudeste asiático representan el 60 % de estas muertes. En todas las regiones del mundo, las tasas de mortalidad son más altas entre los adultos mayores de 60 años (3).

En el ámbito mundial, las caídas son responsables de más de 38 millones de DALY (por sus siglas en inglés de años de vida ajustados por discapacidad) perdidos cada año y resultan en más años vividos con discapacidad que las lesiones por transporte, ahogamiento, quemaduras y envenenamiento combinados (3).

Uno de los indicadores de la calidad del cuidado de enfermería en las instituciones de salud a escala mundial es el de caídas, pues la mayoría de estos eventos adversos en instituciones de salud ocasionan algún tipo de lesión secundaria.

La incidencia de caídas se ha descrito entre 1,2 a 13 caídas por 1.000 días de estancia (4,5), lo que evidencia un grave problema de salud pública con impacto individual, familiar y al sistema de salud.

Causas y efectos de las caídas

Las caídas se pueden presentar en todas las personas, sus causas son multifactoriales; sin embargo, la edad y el estado de salud se constituyen en unos de los principales factores de riesgo, los cuales se han dividido en factores intrínsecos, relacionados con las condiciones individuales, y factores extrínsecos, relacionados con el medio ambiente.

En el ámbito hospitalario es frecuente encontrar las causas que se describen en la tabla 1.

Tabla 1. Causas intrínsecas y extrínsecas de caídas intrahospitalarias

Causas intrínsecasCausas extrínsecas
Deambulación sin ayuda en personas de riesgoIluminación deficiente
Edad superior a 65 años o inferior a 5 añosPiso húmedo, resbaloso
Estado de confusión, desorientación y/o alucinación-deliriumDesorden
Inestabilidad motora, debilidad muscularEspacio reducido
Disminución de la agudeza auditiva y/o visualTimbre retirado del acceso al paciente
Posoperatorio inmediatoBarandas inadecuadas
Uso de medicamentos sedantesHospitalización en camillas no aptas
Hipotensión, hipoglucemiaEspacio limitado
Dificultades relacionadas con la eliminación (nicturia, urgencia miccional)Ropa y calzado inadecuados
Uso de dispositivos médicos (catéteres, sondas)Sobrecarga laboral
Enfermedades cardiacas (arritmias), neurológicas (convulsiones), respiratorias (disnea) 
Problemas cognitivos 
Antecedentes de caídas 
Actitud negativa frente a las recomendaciones 

Otra clasificación incluye factores de riesgo modificables y no modificables. Es preciso considerar que estos factores están interrelacionados.

Esto también te puede interesar  Guías de práctica clínica. ¿Qué tan útiles son para la toma de decisiones en salud?

Los adultos mayores son los más afectados, por los cambios físicos que se dan durante el proceso del envejecimiento y en quienes la mortalidad se incrementa ostensiblemente en mayores de 75 años (6). Las comorbilidades, la polifarmacia a la que con frecuencia son sometidos, el dolor y las alteraciones cognitivas y emocionales, entre otros aspectos, contribuyen a la alta frecuencia de caídas en este grupo.

García-Hedrera et al., informaron una mediana de 12,5 del número total de medicamentos que estaban recibiendo los pacientes que sufrieron caídas y en el 78,8 % estuvieron implicados los medicamentos sedantes (5).

La fragilidad, así mismo, es un predictor significativo de caídas en pacientes hospitalizados (7).

El deterioro auditivo es de alta prevalencia en personas mayores. El estudio de Wang et al. describió un riesgo 1,49 veces mayor de caídas en personas con discapacidad auditiva comparadas con aquellas sin discapacidad auditiva (8).

La falta de conciencia del riesgo, la baja autoeficacia en las estrategias de prevención y la falta de participación en el proceso de prevención, son elementos que contribuyen para que se presenten caídas (9).

En el ambiente institucional, la falta de valoración, la inoportunidad en las intervenciones, los problemas de comunicación, la debilidad en la educación de pacientes y cuidadores y la sobrecarga laboral, entre otros, son elementos que contribuyen para que se presenten caídas.

En servicios de urgencias, por la alta demanda sumada a problemas administrativos y/o no disponibilidad de camas, con frecuencia los pacientes deben permanecer en sillas durante varios días, lo cual incrementa el riesgo de caídas por cansancio, edema, inmovilidad e incomodidad.

Las caídas, como se mencionó, no solo tienen consecuencias en la morbilidad y mortalidad, sino también, desde el punto de vista moral y legal, sobre el personal de salud responsable.

Qué puede hacer el personal de la salud para evitar que ocurran caídas en el contexto hospitalario y ambulatorio

La prevención de las caídas inicia con la identificación de los factores de riesgo y debe ser un tema principal en el abordaje profesional e interdisciplinario para el área de la salud; si se desea lograr un impacto de las diferentes intervenciones multifactoriales de prevención, para eliminar el riesgo debe existir una correlación entre las intervenciones de prevención de caídas, las lesiones derivadas de las mismas y la evaluación del riesgo (10).

En el hospital

  • Al ingreso, evaluar a todos los pacientes para evidenciar riesgo de caídas. Es preciso conocer si tienen antecedentes de estas e identificar problemas de equilibrio y deambulación. Hacer valoración integral y utilizar instrumentos adecuados (3).
  • Comunicar el resultado de evaluación del riesgo de caída al paciente, familia y/o cuidador y durante las transiciones de cuidado.
  • Implicar a los pacientes y cuidadores para incrementar su conciencia y participación en la prevención (9).
  • Identificar fragilidad: marcha lenta, debilidad, pérdida de peso involuntaria, poca actividad física y agotamiento (11).
  • Verificar que todos los medicamentos prescritos tengan una indicación clara, dosis y frecuencia ajustadas a las condiciones individuales (12).
  • Monitorizar efectos secundarios de medicamentos que pueden resultar implicados en caídas.
  • Promover intervenciones nutricionales.
  • Garantizar un entorno seguro mediante las medidas universales de prevención de caídas:
  • Entorno seguro
    • Barandas inferiores de la cama abajo
    • Zonas despejadas
    • Cama y silla con frenos
    • Adecuada iluminación
  • Movilidad
    • Planificar la movilización y traslados
    • Tener a disposición del paciente gafas, audífonos y ayudas para la movilidad
  • Reducción del riesgo de caídas
    • Rondas cada hora
    • Desplazamiento al baño frecuente y seguro
    • Timbre al alcance del paciente
    • Cama abajo, a la altura de las rodillas del paciente
    • Calzado seguro (3)
  • Hacer rondas cada hora para verificar los requerimientos del paciente.
  • Implementar intervenciones educativas personalizadas centradas en el paciente que promuevan la conciencia del riesgo, la autoeficacia y el compromiso del paciente frente a las caídas (13). Las instrucciones en torno a la prevención deben ser repetitivas durante la hospitalización.
  • Apoyar en las actividades de la vida diaria a personas con riesgo
  • Incrementar en el personal responsable la percepción del riesgo de caídas
  • Enfatizar que la identificación del riesgo y la prevención de caídas es responsabilidad de todo el equipo de trabajo.
  • Las instituciones de salud deben incluir programas de educación continuada y permanente a todo el personal, enfocadas en proporcionar educación frente a la prevención de caídas.
  • Incluir en los currículos de los programas de formación en ciencias del área de la salud la formación en el riesgo de caídas
  • Finalmente, recordar que la prevención de las caídas es responsabilidad de todos.

Referencias

  1. OMS. Caídas, datos y cifras [Internet]. 2021 [citado: 2022 sep. 13]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/falls
  2. Saiz-Vinuesa MD, Muñoz-Mansilla E, Muñoz-Serrano T, Córcoles-Jiménez MP, Ruiz-García MV, Fernández-Pallarés P, et al. Implantación de una guía de buenas prácticas para la prevención de caídas: percepción de los pacientes hospitalizados y sus cuidadores. Rev Calid Asist. 2016;31 (6):329-37.
  3. Registered Nurses’ Association of Ontario (RNAO). Prevención de caídas y disminución de lesiones derivadas de las caídas. Bpso [Internet]. 2017;103-12. Disponible en: www.RNAO.ca/bpg
  4. Pasa TS, Magnago TSBDS, Urbanetto JDS, Baratto MAM, Morais BX, Carollo JB. Risk assessment and incidence of falls in adult hospitalized patients. Rev Lat Am Enfermagem. 2017;25.
  5. García-Hedrera FJ, Noguera-Quijada C, Sanz-Márquez S, Pérez-Fernández E, Acevedo-García M, Domínguez-Rincón R, et al. Incidence and characteristics of falls in hospitalized patients: A cohort study. Enfermería Clínica (English Ed). 2021;31 (6):381-9.
  6. Cheng P, Wang L, Ning P, Yin P, Schwebel DC, Liu J, et al. Unintentional falls mortality in China, 2006-2016. J Glob Health. 2019;9 (1).
  7. Lan X, Li H, Wang Z, Chen Y. Frailty as a predictor of future falls in hospitalized patients: A systematic review and meta-analysis. Geriatr Nurs (Minneap). 2020;41(2):69-74. https://doi.org/10.1016/j.gerinurse.2019.01.004
  8. Wang J, Liu N, Zhao X. Assessing the relationship between hearing impairment and falls in older adults. Geriatr Nurs (Minneap) [Internet]. 2022;47:145-50. https://doi.org/10.1016/j.gerinurse.2022.07.007
  9. Moreira NB, Rodacki ALF, Pereira G, Bento PCB. Does functional capacity, fall risk awareness and physical activity level predict falls in older adults in different age groups? Arch Gerontol Geriatr [Internet]. 2018;77 (March):57-63. https://doi.org/10.1016/j.archger.2018.04.002
  10. Alvarado-Alvarado AL, Bonilla-Marciales AP, Mancilla-Jiménez VA. Paciente ambulatorio y hospitalizado, estado actual de la evidencia para la prevención de caídas. Rev Enf Inst Mex Seguro Soc. 2020;28(2):111-3.
  11. Fried LP, Tangen CM, Walston J, Newman AB, Hirsch C, Gottdiener J, et al. Frailty in older adults: Evidence for a phenotype. Journals Gerontol – Ser A Biol Sci Med Sci. 2001;56 (3):146-57.
  12. Greenberg SA. Falls in older adults. Adv Fam Pract Nurs. 2020;2:1-9. https://doi.org/10.1016/j.yfpn.2019.12.001
  13. Cerilo PC, Siegmund LA. Pilot testing of nurse led multimodal intervention for falls prevention. Geriatr Nurs (Minneap). 2022;43:242-8.
Esto también te puede interesar  Guías de práctica clínica. ¿Qué tan útiles son para la toma de decisiones en salud?

Votos
Calificación artículo

Más vistos

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x